Embarazo de Alto Riesgo

Dr. David Colmenero Sánchez | Médico certificado en la especialidad de Ginecología-Obstetricia

Contáctanos

Embarazo de Alto Riesgo

Dr. David Colmenero Sánchez | Médico certificado en la especialidad de Ginecología-Obstetricia

Contáctanos

Embarazo de Alto Riesgo

¿Qué es un embarazo de alto riesgo?

Un embarazo de alto riesgo es un embarazo que pone en riesgo la salud o la vida de la madre o del feto, ya sea previo al nacimiento, en el transcurso del nacimiento o posterior al nacimiento. A menudo requiere atención especializada de proveedores altamente capacitados para llevar a feliz término el embarazo.

Algunos embarazos se vuelven de alto riesgo a medida que progresan, mientras que algunas mujeres tienen mayor riesgo de tener complicaciones incluso antes de quedar embarazadas, por diversas razones.

Los cuidados prenatales regulares desde el inicio del embarazo ayudan a muchas mujeres a tener embarazos saludables y partos sin complicaciones.

A veces, un embarazo de alto riesgo es el resultado de una afección médica presente antes del embarazo. En otros casos, una afección médica que se desarrolla durante el embarazo para ti o tu bebé hace que se convierta en un embarazo de alto riesgo.

  • Mujeres en extremos de edad para la vida reproductiva. Los riesgos del embarazo son más altos para las madres menores de 18 años y mayores de 35 años.
  • Pacientes con malos hábitos en su estilo de vida. Fumar cigarrillos, beber alcohol y consumir drogas ilegales puede aumentar el riesgo de un embarazo. Así mismo una dieta poco saludable.
  • Enfermedades maternas que complican el embarazo. La presión arterial alta, obesidad, diabetes mellitus, epilepsia, enfermedades de la glándula tiroides (hipertiroidismo e hipotiroidismo), los trastornos cardíacos o sanguíneos, asma mal controlada, trastornos reumatológicos, enfermedad renal crónica, infecciones recurrentes entre otras enfermedades, pueden aumentar los riesgos del embarazo.
  • Enfermedades derivadas del embarazo que complican a la madre. Existen diversas complicaciones que se desarrollan durante el embarazo que pueden plantear riesgos importantes. Algunos ejemplos son la posición anormal de la placenta (Placenta previa o acreta), un crecimiento fetal inferior al percentil 10 para la edad gestacional (restricción del crecimiento intrauterino), preeclampsia (síndrome de HELLP, eclampsia), diabetes gestacional, hipotiroidismo subclínico, falla renal de inicio en el embarazo, infecciones, anemia gestacional, trombocitopenia gestacional (reducción de plaquetas) y la sensibilización al factor Rh, una afección potencialmente grave que puede presentarse cuando tu grupo sanguíneo es Rh negativo y el de tu bebé es Rh positivo.
  • Embarazo múltiple (gemelos). Los riesgos son mayores para las mujeres que están embarazadas de gemelos o más de dos bebés, en estos casos en particular la búsqueda de un ginecólogo experto es crucial para el adecuado desarrollo del embarazo.
  • Embarazos previos. Los antecedentes de trastornos de hipertensión relacionada con el embarazo, como la preeclampsia, aumentan el riesgo de que te den este diagnóstico en tu próximo embarazo. Si en tu último embarazo tuviste un parto prematuro o tuviste múltiples partos prematuros, tienen mayor riesgo de tener un parto prematuro en tu próximo embarazo. Habla con tu proveedor de atención médica sobre tus antecedentes obstétricos completos.
  • Anomalías del feto. Existen múltiples malformaciones o síndromes fetales que complican los embarazos, ya que en la mayoría de estos casos es necesario un nacimiento prematuro en compañía de un equipo médico multidisciplinario.

La preeclampsia es una complicación del embarazo caracterizada por presión arterial alta y pérdida de proteínas a través de la orina, así mismo genera signos de daños en otros órganos, más frecuentemente el hígado, los riñones, cerebro y endotelio. La preeclampsia comienza después de las 20 semanas de embarazo en mujeres cuya presión arterial había sido normal.

Si no se trata, la preeclampsia puede desencadenar complicaciones graves, incluso mortales, tanto para ti como para tu bebé. La preeclampsia puede diagnosticarse Incluso luego del parto o cesárea

A veces, la preeclampsia no provoca síntomas. La presión arterial alta puede presentarse lentamente o tener una aparición repentina. Controlar tu presión arterial es una parte importante de tu cuidado prenatal, porque el primer signo de preeclampsia es, con frecuencia, el aumento de la presión arterial. La presión arterial que supera los 140/90 milímetros de mercurio (mm Hg) o más, registrada en dos ocasiones con, al menos, cuatro horas de diferencia, es anormal.

El tratamiento de la preeclampsia en algunos casos es un verdadero reto para el equipo médico, por lo que el manejo multidisciplinario entre el ginecólogo, neonatólogo, médico internista entre otros debe de ser ofrecido a todas la pacientes.

La diabetes gestacional es un tipo de diabetes (incremento anormal de la glucosa en la sangre) que aparece o se diagnostica sólo durante el embarazo. En algunas mujeres, la diabetes gestacional puede afectarles en más de un embarazo.

La diabetes gestacional se puede controlar a menudo con una alimentación saludable y ejercicio regular, pero algunas veces la madre también necesitará de tratamiento médico.

En las mujeres con diabetes gestacional, la glucosa sanguínea suele volver a la normalidad poco después del parto. Sin embargo, si has tenido diabetes gestacional, tienes un mayor riesgo de contraer diabetes tipo 2. Necesitarás que te hagan pruebas más a menudo para detectar cambios en la glucosa sanguínea.

Muy a menudo pasa desapercibida y solo es posible su diagnóstico mediante pruebas sanguíneas especiales. En algunos casos las pacientes suelen referir incremento muy importante de peso, abdomen mucho más grande a lo esperado para las semanas de embarazo, incremento inexplicable de la sed y una necesidad de acudir a orinar con mucha frecuencia.

  • Peso fetal muy alto al nacimiento. Esta alteración genera múltiples complicaciones que van desde la necesidad de una cesárea hasta la muerte intrauterina del bebé.
  • Nacimiento prematuro. Muchos fetos afectados por la diabetes gestacional nacen prematuros, ya sea por infecciones, inicio prematuro del trabajo de parto, polihidramnios, recomendación médica por pérdida del bienestar fetal.
  • Recién nacidos con dificultad respiratoria. Estos recién nacidos experimentan dificultad respiratoria que puede condicionar su ingreso a la unidad de cuidados intensivos neonatales.
  • Hipoglucemia. Al tener un peso mayor a lo esperado los recién nacidos afectados por diabetes gestacional requieren de una mayor utilización de la glucosa, generando mayor probabilidad de hipoglucemia (glucosa baja), cuando esta se presenta pueden surgir convulsiones o lesiones neurológicas en los recién nacidos.
  • Malformaciones fetales. Se han reportado malformaciones en fetos afectados por la diabetes gestacional, como por ejemplo el síndrome de regresión caudal o la hipertrofia del tabique interventricular.

Consiste en la combinación de tres elementos.

  1. Cambios en el estilo de vida de la paciente
    1. Dieta enfocada en parámetros nutrimentales y kilocalorías para diabetico
    2. Ejercicio aeróbico
  1. Tratamiento médico
    1. Hipoglucemiantes orales
    2. Insulina
  1. Control de las cifras diarias de glucosa
    1. Se requiere de un control estricto de glucemias capilares

Para evitar complicaciones importantes es necesario una vigilancia estrecha por parte del médico, así como experiencia en el manejo de estos casos.

Aborto recurrente

El aborto es la pérdida de un embarazo antes de las 20 semanas de gestación, se vuelve recurrente con la presencia de 2 abortos consecutivos o más de 3 en distinto orden. El aborto recurrente es sin duda la complicación más frecuente de cualquier embarazo, estimándose que un 15% de las gestaciones reconocidas (embarazos clínicos) terminan en aborto, y que aproximadamente el 25% de las mujeres experimentarán un aborto clínico a lo largo de su vida reproductiva. Afortunadamente, sólo el 5% de las parejas en edad reproductiva experimenta 2 abortos espontáneos clínicos consecutivos, y entre 1–3% sufren 3 o más abortos.

  1. 50% se deben a anomalías cromosómicas (Cromosomas de más o de menos)
  2. Anomalías estructurales (Principalmente de origen cardiaco)
  3. Deficiencia de progesterona
  4. Localización fuera del útero
  5. Causas reumatológicas como el síndrome antifosfolipídico

Los abortos obedecen principalmente a un desorden cromosómico esporádico de esa gestación en particular y no constituyen un factor de riesgo para embarazos futuros . Esta última cifra es superior a la esperada estadísticamente por azar (0.5%), de lo que se desprende que existe un grupo de parejas más proclives a abortar y que merecen nuestros máximos esfuerzos así como la mayor comprensión para lidiar con el sentimiento de frustración que frecuentemente comparten tanto pacientes como sus médicos tratantes.

Sangrado vaginal: Es el síntoma más común, puede ser indoloro o acompañado de leves dolor abdomino – pélvicos. Cuando se trata de un aborto inminente el sangrado suele ser rojo brillante, en cantidad mayor a una menstruación, acompañado de coágulos y generalmente con dolor pélvico progresivo.

Dolor pélvico: Cuando se trata de un dolor originado por un aborto en evolución o amenaza de aborto se localiza en la pelvis con una irradiación (como conexión) al hueso coxal, la característica principal es que el dolor es intenso por algunos momentos y posteriormente disminuye algunos segundos o minutos para posteriormente iniciar con el dolor nuevamente. Dependiendo del umbral al dolor de cada paciente pueden ser muy intensos o percibirlos como colicos leves.

Ausencia de los síntomas de embarazo: Muchas pacientes notan que algo no anda bien cuando de manera repentina y abrupta dejan de sentir los síntomas de embarazo que tenían (mucho sueño, cansancio, hipersensibilidad para los olores, náusea, vómitos).

Fiebre y sensación de mal estado general: Existe una condición grave que puede poner en peligro la vida de la mujer cuando esta embarazada, se le conoce como aborto séptico, es una verdadera urgencia ya que estos síntomas indican que existe además del aborto una infección grave en el cuerpo y que requiere de tratamiento urgente.

Existen diferentes formas de tratar un aborto y depende principalmente de las características del embarazo y de la paciente en sí.

Los más comunes son:

  • Conducta expectante; esperar a que el cuerpo se encargue del proceso de aborto, en ocasiones tiene el inconveniente de que el proceso dura hasta varias semanas y en ocasiones quedan restos de tejido retenidos en el útero.
  • Inducción del aborto con medicamento; El proceso suele acelerarse, sin embargo es un poco más doloroso e intenso y aún pueden quedar restos de tejido. Sin embargo este es el método de elección en muchos de los casos.
  • Aspiración Manual Endouterina; Es un procedimiento que se realiza en el quirófano y bajo anestesia, por medio de unas cánulas de plástico se aspira el tejido retenido.
  • Legrado uterino instrumentado: Es un procedimiento que se realiza en el quirófano y bajo anestesia, por medio de unas legras afiladas se retira el tejido retenido.

A menudo, no hay nada que puedas hacer para prevenir un aborto espontáneo. Solo concéntrate en el cuidado adecuado de tu persona y del bebé:

  • Acude con regularidad a las consultas de atención prenatal.
  • Evita los factores de riesgo conocidos del aborto espontáneo como fumar, beber alcohol y consumir drogas ilegales.
  • Toma un complejo multivitamínico diario.
  • Limita el consumo de cafeína. Un estudio reciente reveló que beber más de dos bebidas con cafeína por día parecía estar relacionado con un riesgo mayor de tener un aborto espontáneo.

La importancia de distinguir entre aborto esporádico y recurrente radica tanto en el pronóstico como en la necesidad de realizar estudios en la pareja. Aquéllas con aborto esporádico tendrán un 80% de éxito en su siguiente embarazo sin la necesidad de tratamiento alguno, no justificándose en general la solicitud de exámenes complementarios. Por el contrario, las parejas con aborto recurrente tendrán sólo 50–60% de éxito global en su siguiente embarazo no tratado, siendo múltiples los factores que pudieran condicionar el mal resultado reproductivo, y que es preciso investigar

¿Buscas un Ginecólogo en Guadalajara y Zapopan experto en embarazos de alto riesgo? El Dr David Colmenero Sánchez cuenta con la experiencia, preparación académica y tecnología necesarias para ayudarte en esta difícil tarea.

  • Consulta médica donde se evalúa tu estado de salud y se elabora un historial clínico.
  • Se identifican los factores de riesgo y se planea una estrategia para tratar de evitar complicaciones o si ya están presentes tratarlas de manera adecuada.
  • Se realiza exploración física.
  • Ultrasonido obstétrico, Ultrasonido 4D/5D en cada consulta
  • Ultrasonido Estructural, Ultrasonido para el tamizaje de síndrome de Down
  • Ultrasonido Doppler
  • Paquetes de maternidad
  • Atención en los mejores Hospitales de Guadalajara
  • Planes de financiamiento 6 y 12 meses con tarjetas de crédito

Servicios

Contáctanos

El Dr. David Colmenero Sánchez es un especialista experimentado y certificado en ginecología y obstetricia, así como médico materno fetal en Guadalajara y Zapopan.

33 3641 7504
consulta@davidcolmenero.mx
Calle General Eulogio Parra. No ext. 2979, int. 3 (Unidad Médica Santa Bárbara). Colonia Prados Providencia. C.P. 44670. Guadalajara, Jalisco, México.

Contacto

Si estas en busca de un ginecólogo obstetra agenda aquí tu cita para llevar un seguimiento de tu estado de salud.

    ACEPTAMOS SEGUROS DE GASTOS MÉDICOS

    Asociaciones

    Mas de 10 años de experiencia como Ginecólogo Obstetra

    Testimoniales

    Super bien, buen trato, me dio mucha confianza y su explicación super entendible.
    El lugar muy agradable.

    Karime Ramirez

    Muy contenta con la atención brindada, muy profesional, respetuoso, dedicado, lo recomiendo ampliamente.

    Julieta Torres

    Exelente atencion y me dio mucha tranquilidad y confianza a si mi persona y salud por su profesionalismo al tratarme como paciente y ser ser humano me fue una consulta satisfactoria gracias.

    Lupita serrano

    Excelente trato, las instalaciones limpias y muy cómodas. En general muy satisfecha con la experiencia. Dr. David es muy atento, amable y resolvió todas nuestras dudas, todo fue muy claro y satisfactorio.

    Adriana Ríos Ornelas

    El doctor atendió mi embarazo desde el inicio con mucho profesionalismo, siempre explicándonos a mí y a mi esposo con lujo de detalle cada paso, le estaremos siempre agradecidos por ayudarnos a traer a nuestro bebé.

    Sofía Escárcega

    Muy linda atención detallada, amable, pregunta constantemente si hay dudas y todo muy bien, gracias.

    Iliana

    Excelente servicio, atención, profesional, 1000% recomendable, tu y tu pareja se sentirán de los mas cómodos en la consulta, siempre resuelve tus dudas y te explica lo que tu no tenias contemplado, super honesto y confiable.

    Lizette Jauregui

    El doctor Colmenero es un excelente médico, sabe cómo actuar con respecto a la situación de cada paciente, es muy apasionado con su trabajo y siempre dedica su tiempo y esfuerzo para preservar la salud de la madre y su bebé.
    Agradezco infinitamente aquel día que lo encontré en internet por este medio, porque caí con un excelente médico, además que es muy agradable y hace que sus consultas sean muy amenas.
    Felicidades por el gran trabajo que realiza doc!!

    Misty Riestra

    Estoy demasiado contenta con la atención brindada por el doctor. Lo recomiendo ampliamente. Explica de manera detallada y transmite mucha paz y serenidad. Profesional, me impactó mucho su manera de ser como mujer y paciente. Primera vez que confío en un ginecólogo hombre y me siento en cómoda. Espero puedan también tomar la oportunidad de vivir esta experiencia con él.

    Charlotte Delgadillo

    Laboro bajo una filosofía de compromiso, pasión, responsabilidad y respeto.

    Doctoralia

    David Colmenero Sánchez - Doctoralia.com.mx